Ralph y Venélope asomados a un balcón en un fotograma de la película Ralph rompe internet
«Mira, Ralph, solo se ven empresas importantes de internet»

Crítica de "Ralph rompe internet", autobombo de Disney con toques retro y freak, disponible en Movistar+

Cine

Allá por 2013, Walt Disney Dark Studios estrenó una película de animación que, al instante de saber de ella, me llamó la atención. ¿Personajes de arcade en un salón recreativo? Llámame viejuno pero toma mi dinero. Me resultó divertida y diferente. Y es de esas películas que apetece revisionar por puro placer videojueguil.

Sin embargo, la secuela de Rompe Ralph pasó por debajo de mi radar el año pasado, cayéndose de la cartelera cuando pretendía ir a verla. Ahora por un chivatazo he podido verla en Movistar+. ¿Y qué tal? Pues... en eso estoy. ¿Un breve resumen? ¡Allá va!

Rompe Ralph es un clon más que obvio de Donkey Kong, pero sin tener que pagar una exhorbitante licencia a Nintendo

"Ralph rompe internet", porque había que sacarlo como fuera del ecosistema del arcade

Después de su última aventura ─no voy a destripar la peli como hacen sin pudor la mayoría de webs စ_စ ─ Ralph y Venélope llevan una vida rutinaria, hasta que algo tenía que suceder: el juego de Sugar Rush se queda sin volante físico por el acto vandálico accidente involuntario de un par de niñas, quedando sin posibilidad de reparación y abocado al desguace. En estas se encuentran, mientras el dueño del salón recreativo se instala un router con wifi...

A partir de ahí ─previsible─ se embarcan en una aventura para salvar, una vez más, su vida digital retro, teniendo que lidiar con una compra en ebay y orientarse por internet actual ─agárrate donde puedas, amigo ochobitero─. Sí, de hace un año. Sí, ellos viven en un salón recreativo de no más allá de los 90, pero se mueven en la época actual donde los likes ya no son pulgares sino corazones. ¿No tendría más sentido ubicarla en una generación anterior? ¬_¬

Internet es enorme... en 2019

Lo cierto es que la película en ningún momento aburre y es pura carnaza para nuestro niño interior, con típicos desencuentros, humor ligero y guiños cotidianos a todos los que viven diariamente sumergidos entre cables y redes inalámbricas. No falta a la cita el cameo de ni una sola empresa gigante, y los personajes habituales como Sonic, Zangief, Q*bert o Chun Li. Ninguno de Nintendo ─por ahí la leyenda urbana dice que se negaron a vender los derechos a Disney o estos eran demasiado caros, falsa historia─ pero ya está el personaje de Félix como clon descarado homenaje inspirado.

Todos los personajes de la película Ralph rompe internet de Disney Studios
Pirámide invertida de riqueza en internet, según Disney. Arriba, la clase baja trabajadora de avatares. En medio, la clase media de controladores del cotarro. Abajo del todo, duquesas de alba y princesas pijas de comunidades autónomas

La factura técnica, aún visionado a través de Movistar+, es espectacular, y comenté con mi compi de cine casero: se han dejado horas de diseño y animación 3D a cascoporro. En números sencillos, 161 millones de euros para la producción total.

¿Dónde verla online? A fecha de hoy solo Movistar+ tiene disponible la película en su catálogo. No hay otra opción "legal". Bueno, al parecer también está disponible para compra digital en Rakuten TV, Apple, Google Video (11,99€) y Microsoft (19,99€). En mi opinión, no tienen sentido esos precios cuando por el mismo importe de 11,99€ se puede adquirir la película física en formato blu-ray en Media Markt o Fnac.

He aquí el trailer oficial, que afortunadamente, solo hace spoiler del moderno encuentro de las princesas disneyras. Estaba claro que Disney no iba a perder semejante oportunidad para hacerse autopromoción a destajo.

Tanta ñoñería musical va sumada a la típica lucha de valores sanos (amistad, desencuentro, miedo, cambio), ideal para el público infantil. A mi juicio es lo más flojo, aunque comprendo perfectamente su uso para generar conflicto y tensión argumentativa y vender el mensaje de no aferrarse a las cosas ni a las personas. Algo de valor añadido tiene.

El personaje Ralph es acosado por popups.
Ralph es acosado por popups de fotos de mujeres despelotadas con el texto "encuentra novia en tu ciudad"

👍 Lo mejor: Las animaciones de calidad extrema. El guión es decente y tiene variedad, con un storyboard bien currado. Buen doblaje. El paralelismo instructivo con internet, la web, las redes sociales, influencers y los virus. La fiebre de lo viral es real como la vida misma, con un algoritmo tan perverso en busca de clicks como el mismísimo Satanás. Errores de conexión. Avatares humanos plastas y con glitches. ¡Hasta los putos popups y ventanas emergentes no deseadas!

👎 Lo peor: Los cables eléctricos se autoconectan a la red al estilo PLC por enchufes. El salón recreativo está condenado a la extinción. Salvo algún exabrupto light no hay nada arriesgado en la cinta. El buenismo extremo de mostrar a las princesas como ejemplo de mujeres todoterreno, ya quisiéramos que la realidad fuera así. Todo queda bajo las alas del imperio oscuro de Walt Disney. Y está en todas partes, absorbiendo la vida cual vampiro, de muchas franquicias valiosas. ¿Qué les falta por comprar? ¿Petróleo? ¿Un gobierno?

RETROCONCLUSIÓN
🍿 Palomitera entretenida


THE LAST BIT 🕹️

¿Sabías que Disney creó una máquina arcade con el juego de "Fix it Felix"? Tenía curiosidad y descubrí que se hizo para promocionar la peli. Un arcade real con su cabina que fue expuesto en la Comic Con de San Diego y vendida en ebay más tarde por 20.000 dólares. Pero aún mejor, fans de esta peli han hecho una versión absolutamente fidedigna para MegaDrive. Cada vez que veo el edificio tengo ganas de tirarlo por la azotea. ¿Habrá ROM? ¡Hay ROM ^ ᗜ ^

Comentarios